Para todos aquellos que sufren una depresión profunda

He estado pensando mucho en la manera en que se ven las enfermedades mentales respecto a las demás enfermedades físicas. La mayoría de la gente malentiende la manera en que deben ser tratadas y lo que significa padecer depresión, ansiedad, psicosis, trastorno obsesivo-compulsivo, o simplemente tener una condición cómo el autismo, etc.

Pareciera que cómo los padecimientos mentales "no se ven", es fácil decirle a alguien con depresión que lo único que necesita es levantarse de la cama y entender que tiene todo para ser feliz, cuando eso es lo que es precisamente la depresión: la incapacidad para ver y disfrutar esas cosas que nos hacen felices.

La mayoría de las veces, no sólo es esa tristeza y falta de sentido lo que es incapacitante, sino el cansancio, la falta de energía, la ansiedad, las ganas de llorar, los dolores corporales, el dolor y la sobrecarga emocional, los pensamientos obsesivos, la confusión mental.

Si nunca has pasado por algo así, imagina sentir todo esto junto... si, al mismo tiempo. Esa es la razón por la que muchos deciden quitarse la vida. Y la gente dice que "cometen" suicidio, cómo si fuera un crimen. Muchos no entienden que la gente no se muere de 'suicidio', la gente se muere de depresión, y por eso toman la difícil decisión de acabar con su existencia, a pesar de que ante los ojos de los demás "tengan todo".

Es importante que entendamos la diferencia entre una tristeza muy grande y la depresión. No todas las personas tristes, sufren de depresión, aunque es verdad que las tristezas grandes y largas, se pueden convertir fácilmente en una depresión (me refiero a químicamente en el cerebro). Y que sepamos que incluso una persona con depresión puede estar bien y ser funcional.

También es importante saber que hay varios caminos para salir de este tipo de situaciones. Existe el camino médico, de la terapia y los medicamentos. O existe el camino de la sanación de la tristeza profunda arrancándola de raíz, pero para llegar a este punto se requiere de mucho trabajo: interno, por parte de la persona que sufre esta enfermedad, y externo, educando a la gente que te rodea como apoyo. Este es el camino que yo he decidido tomar (en el video de abajo te explico porqué). En lo personal he encontrado la libertad no sólo de la depresión, sino de muchas otras cosas a través del camino de la introspección y la sanción del alma.

Pero sea cualquiera el camino te siente mejor y que tú elijas, es importante que todos nos eduquemos sobre cómo apoyar a alguien que está peleando batallas internas que puedan llevarlo a tomar una decisión permanente, para un problema que bien pudo haber sido temporal. Nunca subestimes la importancia de lo que puede significar para alguien con algún trastorno mental, el que no lo juzgues y simplemente lo escuches.

Y ESTO ES PARA TI: si tú eres el que sufres de depresión, compulsión o ansiedad, etc. Te voy a decir un secreto: por más mal que se sienta ser así, yo he descubierto que tener un cerebro diferente es un superpoder. No hay nada malo en ser diferente; en ser más sensible y percibir cosas que la mayoría de la gente no percibe; en ver cosas que los demás no ven, en escuchar cosas que los demás no escuchan; en sentir más que lo que los demás sienten; porque desde mi punto de vista esto te hace más humano, y cuando decides entrar en el camino de sanarte y encontrarte, resurges como una persona más hermosa y fuerte. Aprende a amar incluso a tus "enfermedades". Para mí, esto una oportunidad que nos han dado, un acelerador, para convertirnos en las personas que tenemos que llegar a ser; una oportunidad para florecer.

ESTE ERA EL TEXTO ORIGINAL DE ESTE BLOG:

Ayer no fue una noche fácil. Hay noches así. Hay días buenos y hay días malos. Así es la vida en general, y en este caso, la depresión. Durante muchos años, simplemente me he enfocado en que esos días buenos, sean muchos más que los días en los que no me puedo parar de la cama, y no puedo parar de llorar, sin motivo alguno, más que el hoyo en el pecho, el vacío y la tristeza tan profunda que siento.

Hay otros días en que soy totalmente funcional y juego a la vida diaria como cualquier persona, pero en el fondo hay algo que se siente que no está bien. A veces es la tristeza; a veces es la ansiedad; otras veces pensamientos obsesivos de que algo malo va a pasar, un miedo que no puedo explicar. Esto sin contar con esas veces en que realmente suceden cosas externas que de alguna manera afectan mi estado emocional interno.

Pero, no me malentiendan. Aún con todo esto, me autodefino como una persona feliz. Hace una par de años acompañé a una persona muy querida para mí que estaba pasando por una situación muy difícil, con un magnetólogo o como él mismo se auto define "imanero". La revisó y le dijo: "pues está muy bien de salud, sólo el cáncer que tiene, pero ese se le puede curar".

Ese día me cambió la vida y la manera de ver las enfermedades en general. Entendí que la llave de la sanación está dentro de nosotros y que por más fatalista que sea el diagnóstico del médico, nosotros tenemos la decisión de qué camino tomar; la decisión de la verdad por la que vamos a caminar. Lamentablemente no es el camino más fácil. Por lo general estás solo y se requiere más esfuerzo. Sin embargo, es el camino que realmente cura, desde adentro, para siempre.

Así que decidí ser feliz, aunque viva deprimida. Si he de identificarme con algo, jamás será la depresión. Digamos que aunque me sienta deprimida y sufra de otras cosas en mi cabeza, me considero afortunada, porque a través de esta tristeza inexplicable, he descubierto la verdadera felicidad. Es como si enciendes una lámpara en la luz del día, aunque sea la misma luz que emite, jamás te alumbrará tanto como cuando es de noche. Para mí la felicidad, la paz, el amor propio, tienen otro significado. Porque sé lo que es vivir sin eso, en el polo opuesto.

Y si tú te sientes así, no eres un bicho raro! Es más, me atrevo a decir que la mayoría de las personas en la actualidad nos sentimos así en mayor o menor grado, e independientemente de la genética o los desequilibros cerebrales más graves. Esa es la dinámica de la sociedad moderna. Nos están bombardeando todo el tiempo para que vayamos persiguiendo algo que nunca alcanzaremos. Nos siembran el estrés, la competencia, el odio hacia los demás, hacia ti mismo, hacia tu cuerpo. El objetivo es que nunca te aceptes, que nunca te quieras como eres, para que sigas en la rueda de hámster, siempre corriendo, siempre buscando, algo que quizá nunca llegue, porque siempre querremos más. Las redes sociales te exigen que tu vida sea perfecta, y nunca es así para nadie.

El primer paso para liberarte es darte cuenta de esto. Cada quién, se note o no, está librando sus batallas internas. Por sentirse feliz, suficiente, por llenar las expectativas de los demás. Por eso yo digo que el mayor acto revolucionario es: AMARTE A TI MISMO!

Desde que se publicó mi plática de Tedx, mucha gente me ha escrito. Quieren saber que es lo que me ayudó, o como le hacen para empezar, y pues, lamentablemente no he podido ayudarlos mucho. Lo que si te puedo decir es que sé exactamente cómo se siente la obscuridad y que en momentos salgo de ahí a disfrutar la luz, y que aunque en este momento sientas que no se puede, yo te puedo decir que sí es posible.

Todo lo que sé por el momento está aquí, y lo demás lo voy aprendiendo, pero, hoy les voy a revelar una parte de mi secreto: La Psilocibina <--CLICK  Lo demás que quieran saber sobre eso, se los puede decir Mr. Google. Es una lástima que algo tan maravilloso para las personas con depresión, aún sea ilegal.

Lo que sí te puedo decir es que ya sean antidepresivos, alucinógenos o lo que tú escojas, estos sólo son una escalera para salir del pozo, aún tienes que hacer el trabajo de subirte a ella y trepar. Y eso sólo se logra usando tu fuerza interna.

En fin, ayer me acordé de algo que un chaman me enseñó.  Me dijo que todas las emociones tienen un hilo conductor detrás de ellas, algo que las une, a pesar de la calma o la tempestad. Ese hilo es mi ser, que siempre está observando. Las emociones son sólo movimiento de un lado a otro, de la felicidad a la tristeza, del enojo a la compasión; un matrimonio de opuestos. Mi manera de describirlo es ésta:

"Hay un péndulo que me arrastra consigo, de un lado a otro, violento
Es sólo un reflejo de mi movimiento interno
Ahora blanco y después negro
El sabio sabe que esa nada que sólo sabe, cambia con la fuerza y el tiempo
Inevitable es cambiar la dirección que me arrastra de extremo a extremo
No sirve pelear ese movimiento, tratar de desgastarlo, para que después sea más intenso
Sólo queda observarlo y aferrarse a ese hilo que hay detrás, sereno y perpetuo.
No hay nada eterno, sólo el ir y venir, constante, del péndulo."

Hoy, te invito a que encuentres ese hilo dentro de ti y te aferres a él. Que no te identifiques con tus emociones, ni con nada más. Te invito a que aprendas a ver las señales que se te presentan en forma de personas, libros, sueños, películas, canciones y que hagas el trabajo que te toca para aprender a no ser tan severo contigo mismo y amarte tal y como eres. Y sobre todo, amar y aceptar a los demás.
Qué este 2018 sea el año del amor propio para todos!

Se despide por este año, esta optimista deprimida, recordándote que siempre en la vida hay motivos para sonreír. Que tus días buenos, siempre sean e importen mucho más que los días no tan buenos. Desde aquí te abrazo!

Porque todos encontremos nuestros MOTIVOS:

6 thoughts on “Para todos aquellos que sufren una depresión profunda”

  1. Oh!!!!! primero te amé por tu belleza física , luego entendí tu música pero después de leer esto casi creo que me conecté más contigo pues despues de vencer casi un cancer no creo que sea casualidad enconrarte en mi camino.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *