Junto A Ti…

Hoy se estrena “Junto a ti”. Y les voy a platicar la historia de cómo la escribí.

Era un día por allá de diciembre del 2014, y el freeway acá en El Paso, Texas, estaba cerrado, entonces opté por tomar el “bordo” o como realmente se llama el “Border Highway”. Sorpresa! También estaba extremadamente lento. Así que en un carril de varios kilómetros de carros, me dispuse a relajarme lo más que pudiera para que me fuera más leve la espera. Cualquier fronterizo conoce la locura que se vuelve el tráfico en la frontera para esas fechas. Filas. Filas para todo. Desesperación. Consumismo. Mal humor. Muy poco de amor y paz en las tiendas, los estacionamientos y las calles. Hacía varios días que traía esta melodía en la cabeza, pero aún no sabía que letra ponerle. Y comencé a tararearla, porque realmente la traía pegada. Con la melodía, me vino esta frase a la boca: “Porque sé que puedo darte amor a manos llenas y eso no me quita ni un poquito lo que soy”, y así se fue armando el coro de lo que se convertiría en “Junto a ti”. Pero sólo tenía esa frase del coro.

Hacía unos meses que me habían invitado a formar parte de un proyecto que consistía en recorrer Latinoamérica en 3 meses haciendo labor cultural altruista y se acercaban las fechas. Considerando que tenía un rato encerrada en la misma ciudad por cuestiones migratorias, representaba mucho para mí la posibilidad de hacer ese viaje. Me sentía renovada, y con muchas ganas de aventura. Por cuestiones de logística, ajenas a mí, no me uní a ese proyecto pero igual decidí cumplir uno de los sueños de mi vida, que era conocer Machu Picchu. Antes de emprender el viaje me comencé a sentir muy inspirada. Y entre todas las cosas que escribí en ese tiempo, está esta canción. Debo confesar que meses antes le estaba coqueteando a la idea de dejar la música como carrera. Y esta etapa fue para mí como un renacimiento creativo. Antes de eso, estaba demasiado en mi cabeza, no estaba fluyendo.

Finalmente desde aquí es que nació esta canción: Estamos muy preocupados por tener, y muy poco enfocados en ser. Y ponemos muchas cosas por encima de nuestra felicidad. Muchas veces creemos que si damos aunque sea un poco más de lo que nos sobra, nos quedaremos con menos, pero en el fondo, la ecuación no siempre funciona así. Dar y repartir, no tiene porque ser una resta para quién lo hace.

Y esto está más que demostrado por los recientes sucesos en México. La mayoría de la gente, ahí estaba, a partir de la tragedia, lista para dar hasta lo que no tenía por ayudar al otro, al prójimo, al vecino, al extraño. En ese momento no había ninguna separación entre el uno y el otro. Y parecía que eran los que menos tenían, los que más daban o por lo menos los que más querían dar. Esta es la verdadera naturaleza humana, o una parte de nuestro espectro humano que no muchas veces visitamos, y esto se nos olvida cuando pensamos que estamos separados de los demás, que mis acciones no te afectan y las tuyas no me afectan a mí. En la vida todos somos bienvenidos. Todos estamos conectados, todos somos UNO. Hay algo que te vuelve más rico cuando lo ofreces para los demás: Tu corazón.

 

Gracias a toda esa gente que conocí en Perú! A pesar de ser países diferentes, nuestra cultura es muy similar y reciben a los mexicanos con el corazón y los brazos abiertos.

 

Si te gustó, ayúdame a compartirla..

Agrégala a tus playlist en spotify (AQUI)

Apóyame a seguir haciendo música y cómprala en iTunes (AQUI)

 

ESCUCHA EN SOUNCLOUD (AQUI)

 

o en Google Play (AQUI)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *