Categories
Blog Salud Vlog

Subiendo la montaña más alta de las Franklin

Mantener la salud física y mental es una tarea de todos los días. Es un trabajo diario el estar balanceando nuestros instintos, lo que nos daña y todo aquello que nos hace bien, o nos trae un beneficio. Desde lo que nos metemos a la boca, lo que sale de ella, nuestras relaciones interpersonales, nuestros pensamientos recurrentes, hasta nuestros hábitos diarios más básicos. Así que si encuentras cualquier actividad que te haga sentir bien de cuerpo y mente, has hallado un tesoro. Este es el mío. El senderismo o “hiking” (como le llamamos en la frontera).

Te comparto cómo llegué al North Franklin Peak, que es el punto más alto de las montañas Franklin.

(Y ya se está volviendo tradición esto de salir despeinada en mis Vlogs jajaja)

Usualmente yo no tengo propósitos de año nuevo, pero desde que comenzó este año (2018), lo más parecido a esto fue una promesa que me hice a mi misma de pasar más tiempo en la montaña. Y así, sin forzar nada, empecé junto con un grupo de amigas (o quién se quiera pegar) a hacer “senderismo de montaña” cada lunes (ósea, básicamente caminar en la montaña).

Una de las mejores cosas que tiene la bella frontera en la que vivo, es que en El Paso está el parque de las montañas Franklin donde hay bastantes caminos para recorrer y esa es una gran ventaja para los fronterizos que queremos hacer de esta actividad un hábito. Y también si quieres aventurarte un poco más y manejar hasta el vecino estado de Nuevo México, puedes caminar por las Organ Mountains, que están a 16 Km al este de la ciudad de Las Cruces, NM.

A esta costumbre la bautizamos como #MountainMondayEP (Lunes de montaña). En este mundo que nos enseña u orilla a odiar los lunes (o por lo menos a que a muchos no nos gusten), hemos descubierto una manera de empezar nuestra semana con mucha emoción, logrando una meta, conectando con la naturaleza, oxigenando el cuerpo y calmando la mente.

No soy ninguna profesional, pero esa es la belleza de esto; así lo hagas de la manera más “amateur” la montaña siempre te deja ir a tu paso.

Espero compartirte muchos más lunes como éste. Si te gusto deja tus comentarios en el video y suscríbete a mi canal de Youtube.

Categories
Blog Salud

3 días de puros jugos (o cómo pelearle a un virus sin antivirales)

Esta es la historia de la conversión de la más ferviente defensora de los antibióticos.

(Para toda la historia, lee bajo el video)

Spoiler: Salgo demasiado despeinada. Disculpe usted. (Ahora sí, prosiga)

VIDEO ⬇

Así como hay que hacerle servicio a tu coche, igual hay que hacerle servicio a tu cuerpo.

Las enfermedades son el foco rojo de que cheques el motor; ese foco que todos odiamos cuando se prende en el tablero. Cuando el cuerpo enferma y no tratas el problema de raíz, es como traer el carro sin cambiarle el aceite. Y pues no, no queremos desvielarnos. Ni física, ni emocionalmente.

“Mente sana en cuerpo sano”, dicen por ahí y la alimentación se ha convertido en una de las armas más importantes para mantener mi salud, mejorar mi estado de ánimo y por lo tanto, para combatir la depresión. 

No fue de la noche a la mañana, pero con el tiempo he aprendido a llevar un estilo de vida saludable, basado principalmente en hábitos diarios que le van bien a mi cuerpo y a mi mente; y aún sigo experimentando y aprendiendo, y en todo este proceso, mi mamá ha sido la más preocupada (como buena madre) de que no me vaya yo a desnutrir y de que tome las mejores desiciones, porque muchos de los paradigmas de la salud, han ido cambiando con los años.

Además de los hábitos de cada día, llevo varios años haciendo programas de desintoxicación 2 veces al año como mínimo. Hace unos días hice un ayuno de 3 días de jugos (que en realidad fueron 4) porque mi cuerpo enfermó,  por un nivel muy alto de estrés y factores ambientales. Los fronterizos saben que aquí el aire ni trae polvo, ¿verdad?. He tratado varios tipos de detox y uno de mis favoritos es el de puros jugos. Por eso para este último elegí hacerlo con JUTOX.

Y les quise hacer el video anterior para compartirles mi experiencia.

Pero la historia real data de hace tiempo. Mi “amor” por los ayunos nació hace unos 15 años, cuando sufrí una infección muy fuerte en la garganta. Llevaba ya un mes peleándole con distintos antibióticos, haciendo lo que me decía el doctor, y la situación no parecía mejorar. En aquel entonces no había tanta información sobre ayunos o programas de desintoxicación, así que tenías que ser un poco rebelde para informarte de este tema. Todo esto siempre me llamó la atención, así que estaba leyendo un libro sobre los beneficios de ayunar con pura agua.

Entonces me armé de valor, dejé los medicamentos y comencé un ayuno de pura agua por 9 días. Sí!! por 9 días no ingerí nada más que pura agua. El resultado: mi infección y sus síntomas desaparecieron después de un par de días. Mis ganglios, que llevaban más de 1 mes dolorosamente inflamados, se desinflamaron antes del tercer día. No fue fácil, pero lo logré, motivada por los cambios que fui viendo, y también motivada por demostrarle a mi madre que no estaba loca (no olvidemos que era una adolescente rebelde en aquel tiempo y que mi madre fue la primera que se opuso a todo esto). Y no, no me morí. Sigo aquí, dando lata. Al contrario, me sentía más viva y lúcida que antes. Nunca he vuelto a tener la necesidad de hacer algo tan drástico como ese ayuno de pura agua, y no lo recomiendo para todos, sin embargo ahí fue que comenzó mi romance con estos programas de descanso del cuerpo. Durante los años posteriores he leído, tomado cursos y me he empapado de esta cultura de los programas de desintoxicación y la alimentación saludable, pero más importante es que he tratado varios y me enamoro cada vez más de los resultados. 

Me interesó mucho compartirles mi experiencia personal.

Y si, se tiene que estar un poco loco para ir en contra de lo que te dice tu familia, la sociedad, incluso el médico tradicional, y si, estoy un poco loca pero es que desde que lo probé por primera vez, descubrí de primera mano sus beneficios y ya no hubo vuelta atrás. Incluso con el pasar de los años, miembros de mi familia y mi círculo más cercano, que antes jamás lo hubieran probado, se han visto motivados al ver los cambios en mi salud y ahora aman estos programas. Si, hasta mi madre, la más ferviente defensora de los antibióticos, se contagió del gusano de la salud y ha hecho programas de desintoxicación de varios días conmigo (ya no te parezco tan loca ¿verdad, madre?) cómo pudieron ver en el video. Porque la verdad es que todos los que lo critican, por lo general nunca lo han probado, y a veces se nos olvida el importante punto de que la medicina tradicional también tiene intereses que cuidar.

Pero en fin, para mí es muy emocionante cuando alguien que quiero se me acerca y me pregunta sobre los jugos que tomo, porque sé que tomar un jugo diario, te puede cambiar la vida y tu estado de salud.

“Eres lo que comes” y si esto es verdad, la alimentación se ha vuelto un reflejo de mi amor propio. 

Notas:
*Un ayuno o detox debe ser acompañado de un régimen anterior y posterior de alimentación. Una preparación y una dieta después de que sales del detox.
*Si tienes alguna condición de salud asesórate con un profesional de la salud antes de realizar un programa así.
*En lo personal mi meta no es bajar de peso, pero obviamente si sigues un programa así, de restricción calórica, vas a bajar de peso. 
*Una desintoxicación puede ser muy útil para personas que quieren adquirir hábitos más saludables, pues te limpia el paladar y te da una probadita de lo bien que te puedes llegar a sentir comiendo limpio. 
*Durante un detox das un merecido descanso a tu cuerpo y a tu sistema digestivo. Hay una máxima china que dice que “Digerir es envejecer” y es totalmente cierto. Gastamos preciosa energía en digerir todo lo que comemos. 
*Al hacer un detox, regenera tus células, es como si te volvieras más joven por dentro, y eso se refleja. 
*De los distintos programas que he probado, mi favorito es el de jugos de verduras y frutas, porque la ingesta calórica es restringida, pero la sensación de saciedad es mayor que con otros programas. 
*Si decides hacer un ayuno de puros jugos, asegúrate de que sean jugos de extracción en frío (Coldpress, en inglés) ya que este método de extracción saca la mayor parte de los nutrientes de las diferentes partes de las frutas y verduras (semillas, tallos, piel) y los mantiene vivos por más tiempo, de esa manera podrás aprovechar al máximo los beneficios de tus jugos.